Desde su fundación en 1984 la Asociación Navarra de Amigos del Órgano ha tratado de promocionar y desarrollar todos los aspectos relacionados con el mundo organístico en la Comunidad Foral de Navarra. Tal y como aparece en el artículo 2º de sus Estatutos, «el objeto de la Asociación es dedicarse al estudio, investigación, conservación y divulgación del órgano y su música».

Los primeros años de ANAO transcurrieron en medio de un notable resurgimiento organístico en Navarra. En diciembre de ese mismo año 1984 se presentaba el calendario y agenda para el año 1985, publicados por la Caja de Ahorros de Navarra, en los que se incluían fotografías de los más bellos órganos de la Comunidad Foral. Poco tiempo después se presentaba el libro "Órganos de Navarra" elaborado por Aurelio Sagaseta y Luis Taberna y publicado por la Institución "Príncipe de Viana", en el que por vez primera salía a la luz un catálogo y estudio sistemático de los órganos de Navarra.

En 1985 ANAO comenzó a organizar el Ciclo de Música para Órgano en Navarra, atrayendo por primera vez a un público interesado por el repertorio propio del órgano, que hasta entonces no había disfrutado de un ciclo de conciertos organizado y estable. Posteriormente, el Ciclo se convirtió en un referente musical de cuantos actos culturales se organizaban en Navarra, y se inició la colaboración de ANAO con el Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra para la realización de dicho Ciclo.

A la labor de promoción y asesoramiento de ANAO se deben también las mejores restauraciones de órganos llevadas a cabo en Navarra. En efecto, la colaboración de ANAO con el Gobierno de Navarra y con el Arzobispado de Pamplona-Tudela que se desarrolló entre 1985 y 1995 dio como frutos la recuperación de los órganos de San Nicolás y Santo Domingo de Pamplona, Santa María de Tafalla, la Catedral de Tudela, Santa Engracia de Uztárroz y San Pedro de Puente la Reina, entre otros. Estos instrumentos, a día de hoy, se cuentan entre los mejores de Navarra, y siguen siendo el fundamento de la actividad organística en nuestra tierra.

ANAO también ha tenido entre sus fines el apoyo a los organistas. En 1987 la tercera edición del Ciclo de Órgano estuvo dedicada a Luis Taberna Tompes, primer presidente de la Asociación, profesor de órgano del Conservatorio "Pablo Sarasate" durante largos años y renombrado concertista. En el homenaje participaron los organistas más destacados de España en aquel momento, que ofrecieron sus recitales de modo desinteresado.

El año siguiente, 1988, los homenajeados fueron los organistas mayores de Navarra, que durante tantos años se habían encargado de hacer sonar los órganos de nuestros pueblos y ciudades. En varios casos se trataba de los últimos organistas profesionales y remunerados que habían accedido al cargo por oposición, y que venían a cerrar una cadena ininterrumpida por siglos.

Otra importante labor de ANAO de cara a los organistas es la organización periódica de actividades de formación e iniciación al órgano, con el fin de apoyar a las personas que, a veces sin poder realizar estudios reglados en un conservatorio, colaboran haciendo sonar el órgano en diferentes lugares. La primera actividad de este tipo se organizó en 1990, cuando tuvo lugar la primera edición del "Curso de reciclaje de pianistas en organistas", y a ella han ido siguiendo posteriormente nuevas ediciones en distintos formatos.

Finalmente, ANAO siempre ha trabajado en estrecha colaboración con los alumnos de órgano de los conservatorios navarros. Son ya muy numerosas las ocasiones en que ANAO ha facilitado a los jóvenes organistas la oportunidad de participar en conciertos, audiciones, etc.

La Asociación Navarra de Amigos del Órgano ha contado desde su fundación con cinco presidentes:

  • Luis Taberna Tompes (1984-1986).
  • Aurelio Sagaseta Aríztegui (1986-1995).
  • José Ignacio Martínez Zabaleta (1995-1999).
  • José Luis Echechipía París (1999-2011).
  • Raúl del Toro Sola (2011- ).