La próxima audición del ciclo Retaños, a cargo de jóvenes organistas, tendrá lugar el próximo domingo 16 de mayo a las 13:00h en la parroquia de El Salvador de Pamplona. Se sentarán al órgano Iban Funcia Santos y Celia Saiz Marroquín.

Para empezar, Iban Funcia interpretará dos piezas: Andantino de César Franck, y Communion de Louis-James Lefebure-Wely.

Después le seguirá Celia Sáiz Marroquín. Nacida en Miranda de Ebro (Burgos) el 29 de enero de 1999, inicia sus estudios elementales a los 5 años en el Conservatorio Municipal de Miranda, en la especialidad de Piano. Posteriormente, se traslada al Conservatorio Profesional de Música de Haro (La Rioja) para continuar con su formación musical. A lo largo de esta etapa participa en orquestas, festivales, agrupaciones musicales y certámenes juveniles: Orquesta de Cámara Gregorio Solabarrieta (OCGS), Orquesta de cuerda y Banda de música del Conservatorio de Haro, festival Música-Musika (Bilbao), Concurso Regino Sainz de la Maza (Burgos) y premio de jóvenes intérpretes “La Barraca” en su localidad natal.

En cuanto a su interés por el órgano, comienza, un poco más tarde, en el Conservatorio Profesional Pablo Sarasate (Pamplona), donde actualmente cursa 3º de grado profesional con el organista navarro Raúl del Toro. Su aprendizaje se complementa con cursos de verano: Curso de Órgano de Briones (La Rioja), impartidos por el organista Jesús Gonzalo y LXII Curso Universitario Internacional de Música Española: “Música en Compostela”, encabezado por el titular Roberto Fresco. En la práctica, hoy en día, toca en la misa de la Iglesia de El Salvador en Tirgo (La Rioja), en la parroquia de La Paz (Pamplona) y acompaña al coro de alumnas de la Universidad de Navarra.

Toda la trayectoria musical se compagina hoy en día con sus estudios en 4º de Medicina por la Universidad de Navarra.

Programa y notas

La propia Celia nos explica a continuación el programa que va a interpretar.

LXXVIII Diferencias sobre la Gallarda Milanesa

El autor de la obra, Antonio de Cabezón, siento que nos une, a aparte del órgano, la misma procedencia burgalesa. Por ello es uno de los organistas barrocos españoles que más disfruto tocando, además de pensar que estas tocando obras escritas por el organista de Carlos I. En particular esta danza me traslada a la corte de la monarquía más potente de la Época Moderna, es por lo que cuando la toco siento que damas y caballeros están bailando a mi alrededor. En parte su motivo rítmico fácil de percibir, que se va repitiendo a lo largo de la danza con diferentes variaciones, anima a ello.

“Ich ruf zu dir, Herr Jesu Christ” BuxWV 196

De título: “Te llamo señor Jesucristo” fue escrita por D. Buxtehude durante el barroco alemán, periodo que aún no había tocado y descubierto. La amplia variedad de piezas y en concreto esta, influyeron enormemente en compositores posteriores como J. S. Bach. Por lo que se nos puede asemejar sonoramente bastante a obras más tardías a su creación.

XXXVI Tiento de medio registro de tiple de decimo tono

Obra de F. Correa de Arauxo, organista sevillano de gran renombre del barroco español. De lo publicado en España en esta época Correa siempre ha supuesto un reto para mí, en cuanto a su interpretación. Estas obras tienen una característica forma de tocar, “el toque barroco”, que cambia por completo la sensación musical que se consigue. Pues es aquí donde esta la dificultad, ya que no solo es tocar notas con cierta línea melódica sino el modo del “buen tañer”

“Wir danken dir, Herr Jesu Christ, das fir uns gestorben bist” BWV 623

Obra de J. S. Bach, en este caso es uno de sus múltiples corales, donde la melodía que se intercala entre ambas manos y pies va cantando un verso que dice: “Te damos gracias, Señor Jesucristo, porque moriste por nosotros”. A pesar de su corta duración, la dificultad en gran medida esta en la coordinación de todo el cuerpo, ya que los saltos en el pie son grandes y tienes que anticiparte con las preparaciones de los pies de las notas siguientes. Por lo que su trabajo es más arduo y largo que el resultado final que llega al público.

Preludio y fuga en Do menor BWV 549

Otra vez el gran maestro del barroco J. S. Bach, crea en esta obra una curiosa introducción únicamente con el pedalero. Al principio, al estudiar la obra, puede parecer dudoso que pueda nacer una armonía y melodía completamente comprensible con tus pies. No obstante, disfruté mucho preparándola, porque al final los pies ya iban solos, y no pensaba tanto en dar perfectamente todas las notas sino en relajar los pies, y dejar que fluyesen como las patas de una araña.

XIII Postlude pour l’office de complies

 Jehan Alain, organista del siglo XX. Es una pieza bastante vanguardista, que me recuerda a los cuadros difusos y desestructurados -en apariencia- de P. Picasso (coetáneo), que buscan transmitir sensaciones, emociones o pensamientos en quien los percibe. Empieza con una tenue nebulosa sonora un tanto mística en la que se van creando melodías que surgen a modo de versos. La idea central que pretendo, y me imagino que así también lo quiso su autor, es intentar crear una sensación única en cada uno de los oyentes por muy rara y sin sentido sea.

Toccata pour Grand Orgue (1912)

Este autor, Gaston Bélier, ha sido uno de mis descubrimientos de este año. Por lo general me gusta escoger las obras que voy a preparar durante el curso y en concreto esta obra desde que la escuché me encantó. En gran medida se debe a que me gustan las obras con mucho carácter y gran sonoridad, donde predominen los fuertes con el tutti orquestal. En definitiva, es una toccata que puede reflejar parte de mi personalidad, porque recoge mi pasión y confianza al intentar tocar como si naciese de mí.

En resumen, mi intención no es solo tocar de modo correcto todo lo que los compositores escriben, sino intentar sumergirme en su estilo, forma y pensamiento sin dejar de lado mi modo der ser y lo que quiero transmitir con ello. Por lo cual quiero que disfruten y descubran sensaciones nuevas hasta antes desconocidas, acercándoles un poco más a este escondido y contradictoriamente, imponente instrumento.